Seguir vía RSS

Escribe tu eMail

6 trucos infalibles para dejar de ser un o una plant killer

Laura Minimalia

Te gustan las plantas, es más, ¡posiblemente las adoras! Pero algo ocurre y cada vez que una preciosa planta acaba en tus manos, no sabes por qué, poco a poco se pone mustia y por más que te esfuerzas acaba muriendo.

¿Te sientes identificada con lo que acabas de leer? Durante mucho tiempo, yo también. Sí, he sido una auténtica plant killer, una asesina (involuntaria) de plantas en toda regla. Planta que cuidaba, planta que no sobrevivía, así de sencillo. He acabado con las plantas más resistentes, desde pobres cactus a incautus potos.

Hoy tras un año sin muertes creo que puedo considerarme rehabilitada. Y en realidad, no ha sido tan díficil. Voy a contarte los tres gestos que me han permitido pasar de ser una plant killer a poder tener plantas de interior sin morir en el intento.

Truco Número 1: Olvidate de que tienes plantas

Uno de mis principales problemas con las plantas es que era una especie de madre asfixiante... ¿Qué quiero decir? Pues básicamente que estaba todo el día regándolas, tocándoles las hojas y cambiándolas de sitio. Lo hacía con buena intención, es verdad, pero el mundo está lleno de buenas intenciones y ya ves. Si te olvidas un poco de las plantas y no te obsesionas con ellas, todo irá mejor.

Truco Número 2: No las riegues tanto

Las plantas no son niños que necesitan comer tres veces al día... Pero yo tenía tendencia a regarlas día sí y día también con desastrosas consecuencias. Tras la muerte de un potos y consultando a un vendedor me miró ojiplático repitiendo "No puedes haber ahogando a un potos...". Bueno, ¡sí pude! Ahora riego mis plantas más o menos cada dos semanas y están más bellas que nunca.

Truco Número 3: ¡Cuidado con el cloro!

Ten en cuenta el tipo de agua que haya en casa a la hora de regar las plantas. No digo que haya que sacar la carta de aguas, pero no cuesta nada dejar reposar el agua de un día para otro y que así ya no haya cloro, que es bastante perjudicial (o eso dicen).

Truco Número 4: Si no entiendes de plantas no utilices productos químicos

Que si no sé cuántos tipos de abonos, que si spray abrillantador de hoja... Puede que no ayuden a tus plantas y que en cambio precipiten su muerte, A mí me ha pasado por no ser escrupulosa con un abono líquido. Lo mejor es no usar nada o buscar consejo. Yo utilizo unos clavos con insecticida que me recomendaron en una tienda al lado de casa y me van genial.

Truco Número 5: Cuidado con las corrientes de aire

Yo tampoco lo sabía, pero si pones una planta en una zona con corriente de aire corres el riesgo de que la planta sufra. Dedica un rato a buscar el mejor lugar para poner la maceta, uno luminoso, sin corrientes... y después, simplemente, deja la planta ahí. Ella estará bien: a las plantas no les gustan los cambios.

Truco Número 6: Busca la planta adecuada para ti

A lo mejor un bonsai o una orquídea no es la mejor opción... Busca plantas resistentes, como los potos, las preciosas enredaderas, el aloe vera, cactus... Son plantas igualmente bonitas y no tan delicadas. ¡Un perfecto entrenamiento para plant killers en rehabilitación!



Laura Minimalia / The creative mind

Soy Laura Minimalia, amante del café, los animales, las cosas bonitas, la ilustración... y, entre otras cosas, la cabecita que está detrás de Dibucos. Gracias por tu visita :)

2 comentarios:

  1. Jajaja. Ésa soy yo :"D
    Creo que me he rehabilitado... pero mejor comentamos en invierno, a ver si me siguen vivas las de la terraza :P

    ResponderEliminar
  2. Las mías son todas de interior, pero sí, el invierno es una auténtica prueba de fuego!! :)

    ResponderEliminar