Seguir vía RSS

Escribe tu eMail

Tips para mejorar tu espacio creativo en casa

Laura Minimalia
Tips para mejorar tu espacio creativo en casa

Quienes tenemos pasiones al margen del trabajo, blogs o afición a realizar trabajos craft o handmade acabamos, sí, o sí por “robar” un espacio propio sólo para nosotras. Llámalo mini despacho, mesa de trabajo o de manualidades o como quieras. Es ese sitio tuyo, inundado con tus cosas, tus materiales, tus libros de consulta, tus recortes de revistas con ideas etc. ¿Te suena?

Yo tengo uno. De hecho, he tenido varios y no precisamente porque me haya mudado sino porque es complicado dar con la clave de lo que es cómodo y práctico para ti.

Voy a dejar la decoración un poco de lado. Sí, yo también veo esas fotos en Pinterest de pequeños despachos en casa y muero de envidia con esas mesitas de cristal, esas sillas súper monas… A la hora de le verdad, quiero que la mesa sea fácil de limpiar (a quién voy a engañar, se va manchar –y mucho- de pintura) y no quiero estar limpiándola todo el día. ¿Las sillas? Sí, monísimas, pero mi espalda me pide una señora silla para estar cómoda, que al final paso muchas horas ahí sentada.

Quiero estar a gusto en mi rincón, que sea fácil de limpiar y mantener ordenado y ver cosas que me inspiran. Así de sencillo. A base de equivocarme (por estar mirando las fotos de rincones de trabajo en Pinterest en los que estoy segura de que NO trabaja nadie porque en algunas mesas no hay sitio ni para un cuaderno), he llegado a algunas conclusiones que me han permitido reorganizar por última vez mi pequeño despacho. Seguramente las cosas que te voy a contar te parecerán de sentido común (es que lo son), pero la influencia de Pinterest puede ser muy perversa y hacernos olvidar lo obvio…

Seamos sinceras: no tenemos tanto espacio
Bastante que he conseguido unos pocos metros cuadrados para colocar una mesa y una silla. Me encanta el minimalismo, claro, pero los metros son los que son. Así que la clave número uno no es más que ser consciente de lo que tenemos y no tratar de emular en un pequeño rincón el despacho más mono del mundo mundial que está colocado en el salón de estar de una casa de 300 metros cuadrados.

Ordenar y limpiar
Hay que tener a mano sólo que vas a utilizar más a menudo. El resto acabará por estorbar o traspapelarse o difuminarse entre todas las cosas. Conclusión: que, busques lo que busques, no lo vas a encontrar. Créeme. Y lo de “me encuentro dentro de mi desorden” es relativo.

Mis consejos en ese sentido son:
  • Limpia y organiza ese espacio al menos una vez a la semana. Intento hacerlo todos los días, pero de los viernes no pasa: tiro las notas que ya no necesito, reorganizo los papeles, guardo lo que se ha quedado fuera de su cajón… Y por supuesto todo bien limpio y perfumado :)
  • Cajoneras y cajas son los mejores aliados del mundo. Yo tengo un montón de cajas etiquetadas: por tipo de papel, por tipo de pinceles, para diferentes tipos de pintura, para sobres, para cosas de embalaje, para pegatinas, para celo y washi tape… Piensa qué necesidades tienes tú para plantear la forma más cómoda de organizarte: hilos, tijeras, telas, papel, cuadernos etc.

Hágase la luz… ¡y el oxígeno!
Un detalle que me ha hecho cambiar la posición de la mesa de trabajo ha sido la luz. Me he equivocado varias veces respecto a la orientación a la ventana. La verdad es que no quería estar mirando a la pared, como si estuviese castigada, sino que quería mirar a la ventana para ver “calle”. 

Fue un error: estaba a contraluz y entre eso el monitor acababa sumida en la oscuridad. Cuidado con colocarte detrás de la ventana para aprovechar el máximo de luz: eso tampoco me fue bien por las corrientes de aire, el frío, el calor…

Al final he acabado con la mesa orientada hacia la pared, justo al lado de la ventana y ha sido un gran acierto: la iluminación del escritorio es mucho mejor y además tengo la ventana abierta en batiente con lo que la zona siempre está oxigenada.

¿Cuál es la mesa adecuada para mí?
Vuelvo a dejar de lado el tema de decoración y a pensar sólo en lo práctico. En mi caso, mi primera mesa fue enorme porque quería que tuviese varios usos: tanto poder usarla de escritorio para el ordenador como poder pintar en ella (pintar pintar, con pinceles y ‘pringue’). Cometí un error porque el espacio es pequeño con una mesa tan grande resultaba agobiante y apenas quedaba espacio para baldas o cajoneras en las que organizar las cajas de almacenaje.

Ahora tengo una mesita principal con el tamaño justo (pero me arreglo perfectamente) y un ala en la que coloco papeles, la impresora y ese tipo de cosas. Así la mesa está siempre libre y puedo usarla tanto para pintar como para el ordenador.

Con esto quiero decir que debes pensar bien en las posibilidades del espacio y en los usos que vas a dar: coser a mano o a máquina, scrapbooking, dibujar, escribir etc.


¿Qué otras cosas se te ocurren para mejorar y mantener a raya tu pequeño espacio creativo en casa? ¡Me encantará recopilar más ideas! :)

Laura Minimalia / The creative mind

Soy Laura Minimalia, amante del café, los animales, las cosas bonitas, la ilustración... y, entre otras cosas, la cabecita que está detrás de Dibucos. Gracias por tu visita :)

3 comentarios:

  1. Yo mas o menos me he creado un espacio chulo, sobretodo el del ordenador... luego los trastos de manualidades y eso, es otro tema... saludines

    ResponderEliminar
  2. Yo tengo espacio, intentando ordenarlo y organizarlo lo mejor posible, pero el tema es el material, ¿dónde lo pongo?
    Ahora lo pongo, o por lo menos lo pienso, por orden de prioridad. Pero como mi mente va más rápida que mis ayudantes y hasta yo misma, termino olvidando lo que iba a hacer.
    Procuro poner cada proyecto empezado con todas las cosas que voy a usar en estas cajas que te mandan las tiendas online y así los voy organizando y cuando los termino, se vuelve a usar la caja.
    Cada proyecto terminado, procuro limpiar el espacio de trabajo, pero a veces quedo tan agotada o ha sido tan largo, que no doy a basto.
    Lo imprescindible siempre cerca de mi.
    Casi todo lo que tengo mesas, cajoneras, carros, etc. tienen ruedas, así si me pongo enferma, puedo trasladar a la habitación.
    Siempre digo que mis antepasados debieron ser nómadas, y los más recientes han sido emigrantes, hasta yo misma.
    Me conformo con poco espacio y me encanta tener mucho espacio y sobre todo, de almacenaje.
    Saludos, Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues lo que cuentas es muy práctico, Carmen! No está nada mal que los materiales puedan ser "nómadas" :) Yo no tengo tanta suerte, mi espacio es bastante limitado, así que los materiales están en cajas etiquetadas para no volverme loca :D ¡Gracias por tus ideas!

      Eliminar