Seguir vía RSS

Escribe tu eMail

Cómo nació La tienda de dibus

Laura Minimalia
la tienda de dibus láminas y art prints para regalar y decorar


Me gusta mucho leer los post que escriben emprendedores y bloggeros sobre por qué o cómo nació su proyecto o blog. Pero yo aún no tengo muy claro cómo explicar qué es esto, qué hago aquí y por qué escribo las cosas que escribo. Quizás es que el proyecto aún no está maduro y le queda camino por recorrer, pero también hay que lanzarse a la piscina y no quedarse eternamente pensando y puliendo, cosa a la que soy muy propensa por mi carácter reflexivo.

Empezaré por el principio. Desde hace años siempre he tenido algún blog. Sin mayores pretensiones, un blog sin más, donde compartir textos, dibujos y pequeñas cosas hechas a mano. Uno de mis grandes problemas es que me gusta probar de todo y que me canso de los modelos repetitivos... Eso ha significado la muerte por abandono de varios blogs a los que no citaré. No creo que hayan dejado un gran hueco pero de todos modos jamás miré las estadísticas de visitas etc. Publicaba mis cosas, de vez en cuando alguien me ponía un comentario agradable y con eso era más feliz que una perdiz. Cierto es que en cuando empezó mi fiebre bloggera era sólo un hobbie con el que me distraía de mis temas laborales, que consideraba muchisimo más importantes. Me siguen pareciendo importantísimos, claro, y más esta "querida" crisis que se niega a abandonarnos. Pero algo en mi interior ha cambiado.

En los últimos tiempos, la presión en el trabajo aumentó, el ambiente laboral empeoró, el dinero fue menor, pero con mayores exigencias... ¿Te suena? Seguro que a muchos sí. Con esta situación es inevitable que lleguen sentimientos como la frustración y la decepción. Da igual que trabajes en una empresa pequeña o familiar (donde hay un vínculo más personal) o en una gran multinacional (donde esperas que se hagan las cosas de una forma mejor). A grandes rasgos, eso me pasó a mí. Que durante mucho tiempo dediqué largas jornadas laborales de 12 o 14 horas, que abandoné las pinturas, los lápices, el hacer colgantes y broches... Y llega un día en que paras un momento y te preguntas: ¿pero esto merece la pena?

Así que el verano pasado me decidí a volver. A volver a ser yo. A retomar esas partes de la vida que había abandonado. Y que había abandonado por mi propia voluntad, centrando toda mi vida en el proyecto de mi empresa. Está bien ser responsable y comprometida, pero creo que estaba pagando un precio muy alto. He comprobado con el tiempo que ningún empleo o trabajo, por mucho que me guste y me llene, puede compararse al placer íntimo del arte y de hacer las cosas porque sí, porque te apetece y sin que ninguna persona por encima de ti te pueda obligar a cambios. Escribí un post sobre esta reflexión en el blog de mi otro proyecto, Minimalia.

¿Por qué La tienda de dibus? Como comentaba, yo tenía otro blog más o menos "vivo". Minimalia es un proyecto que me gustaba mucho sobre ilustraciones minimalistas, de líneas sencillas y con algo de color. Pero como la cabra tira al monte y tenía mucho material de otro tipo, fue perfilando La tienda de dibus como un espacio donde vender láminas y art prints personalizados. La inversión en dinero no podía ser muy grande, pero sí podría aprovechar mis conocimientos de diseño gráfico y web para darle forma yo misma. Dedicando, por supuesto, muchísima horas (he perdido la cuenta). Al principio quería que fuese sólo una tiendita testimonial, pero en seguida me di cuenta que no podía ser. ¿Os he dicho ya que la cabra tira al monte? Tenía que compartir cosas bonitas, descargables y printables gratis (simplemente porque me apetece hacerlo) y poco a poco fue ganando peso el blog de La tienda de dibus. Esto por cierto me ha obligado a rediseñarla y seguro que no será el último rediseño :D

Por eso decía al principio que esto aún está cogiendo forma y no sé hacia dónde me llevará. Sigo con mi blog de Minimalia aunque de forma más pausada y tranquila. Y sigo con mis rollos de trabajo que me están dirigiendo por caminos insospechados (que a veces me gustan y otras no tanto, pero estoy aprendiendo mucho).

Una cosa está clara: no voy a dejar de dibujar. Y necesito espacios donde compartir mis dibujos, ilustraciones, art prints, colgantes, espejos y otros objetos ilustrados. Me gustará que alguien se pase por aquí y se vaya con alguna idea. Los pedidos me llenan de alegría por el simple hecho de que significa que a alguien le ha gustado mi trabajo. ¿Qué más puedo pedir?





Laura Minimalia / The creative mind

Soy Laura Minimalia, amante del café, los animales, las cosas bonitas, la ilustración... y, entre otras cosas, la cabecita que está detrás de Dibucos. Gracias por tu visita :)

0 comentarios:

Publicar un comentario